sábado, 9 de noviembre de 2019

Tírame un Agua

Tírame un Agua

Anoche sufrimos nuevamente el saqueo de un Ok- Market que esta justo debajo de nuestro edificio en la calle Merced, pleno centro de Santiago. En estas ultimas semanas la calle Merced, ha sido centro de múltiples barricadas y saqueos varios, ha sido la tónica en todas las calles del centro. Pero anoche fue más salvaje el saqueo. La marcha ya había terminado y como siempre los jóvenes bajaron por nuestra calle… cantando una serie de consignas. Hasta ahí bien, eso lo apoyamos y compartimos. Pero la violencia no tiene nada que ver con las demandas. 
Conozco la gente que trabaja en el local, son personas de mucho esfuerzo. Hoy el local no abrió. Probablemente quedaron sin trabajo o serian reubicados en otros locales.  Anoche mismo fue reforzado con unas laminas de acero, para evitar que fuera encendido, nadie puede entrar al local.
Pero hubo dos cosas que me llamaron la atención: En primer lugar, después que lo abrieron. Se dieron cuenta de que al interior había cámaras de seguridad, por lo tanto, los que entraban recibían las indicaciones de algunos. “cuidados cabros… hay cámaras, tápense la cara…” . Ellos sabían bien que podían estar grabando y sabían que podían detenerlos después, la policía ha estado deteniendo a distintas personas que han participado de saqueos. En segundo lugar, me llamo la atención que muchas personas que pasaban por la calle y veían el negocio abierto entraban a sacar algo: bebidas, helados, cigarros. Muchos de los pasaron veían la posibilidad y entraban, al parecer es la realidad de muchas personas que han saqueados distintos lugares en estas semanas. Esta la oportunidad y simplemente entran. Muchos de los detenidos no tienen problemas con la justicia. En ese tumulto es cuando escuche a una muchacha que estaba parada afuera del local  y gritaba con mucha fuerza. “Tírame un agua…”

MSB 

martes, 5 de noviembre de 2019

¡Estaban Jugando a la Guerra…!


Hoy por la tarde. martes 05 de noviembre, salí a caminar por el centro de Santiago, hacen días que no salía por temor a la violencia en las calles. Todo iba bien hasta que me acerque hacia la Alameda a la altura de la estación de metro Santa Lucia. Estaba en eso, cuando unos gritos y una estampida de unos cien jóvenes o niños mejor dicho tirando piedras a un grupo de carabineros de fuerzas especiales que a esa hora se encontraban estacionados en la alameda. Después de correr un par de metros con estos niños, pude darme cuenta que para muchos es ellos esto era como un juego. ¡Estaban jugando a la guerra! destruyendo lo que se les ponía por delante.

Ya una vez en un espacio seguro, me puse a contemplar este “juego” de este grupo de adolescentes, me imagino que esto se replica en todas las manifestaciones violentas. Los encapuchados son niños que expresan de esa manera su rabia, no se ha que… reclaman contra el sistema, pero se aprovechan de él.

Esta es la contradicción de la violencia por estos días en Chile. Comparto las demandas legitimas de la población, es una poderosa llamada de atención a construir una sociedad distinta. Pero de ahí apoyar la violencia sin sentido es muy distinto.

Lo lamentable y lo doloroso es que algunos grupos se benefician de esta situación a “rio revuelto ganancia de pescadores”. Falta una respuesta transversal para rechazar la violencia de parte de estos “adolescentes” y de las fuerzas policiales, que por algunos testimonios se han sobrepasado. 

Chile es un país que tiene una profunda vocación a la paz, estoy seguro que nos vamos a sobreponer de todo esto. Si logramos hacer esto será el salto que necesitamos para ser un país desarrollado. Donde las personas estén en la parte más alta de la pirámide del crecimiento.  

MSB 

viernes, 1 de noviembre de 2019

Esto continua…


Esto continua… 

Ya han pasado más de 10 días del inicio de las manifestaciones en Chile. Hemos pasado por distintas etapas. Desde el impacto de los primeros días marcados por la violencia y la incertidumbre. Por un lado, el gobierno intentado dar respuesta a las problemáticas planteadas por todo este movimiento y la oposición aprovechando de sacar beneficios políticos de toda esta situación. En muchos momentos de se pude apreciar un dialogo de sordos… pero las manifestaciones continúan. ¿No se han dado cuenta que los políticos están profundamente desprestigiados? La solución no se vislumbra…
Lo positivo de toda esta situación es que se ha gatillado una mayor conciencia de que hay situaciones injustas y que se hace preciso cambiar. Chile ha cambiado, nada será igual después de toda esta situación social que estamos viviendo como sociedad chilena. 
Lo complejo es como se dialoga con este movimiento social, no hay lideres, no hay discurso, no hay propuestas. Solo hay pancartas y conceptos que ha introducido algunos sectores políticos. Hay tantas demandas como manifestantes. ¿Cual es la demanda fundamental?, ¿pasa solo por una nueva constitución o que renuncia el presidente ?, me da la impresión que algunos sectores se están aprovechando de esta situación y han puesto en las bocas y en las pancartas de algunos manifestantes. Creo que las demandas son de carácter sociales. Pensiones, mejor salud, mejor educación, mejores sueldos, etc. 
A nivel de Iglesia, vemos un preocupante silencio por parte de las personas que deberían hablar. Como son los obispos, se han entregado algunas cartas y llamados al dialogo. ¿Será suficiente? 
Personalmente en las posibilidades que he tenido de poder manifestar mis ideas he llamado rezar y orar a partir de esta situación y volver a comprometernos en la construcción de una sociedad mas justa. 
Se nos abre una enorme oportunidad como sociedad, para poder construir un país distinto con la participación de todos. Los cristianos podemos hacer mucho. Por la justicia y la preocupación por el otro que debiera estar en el ADN de todo cristiano (a) 

MSB

viernes, 18 de octubre de 2019

¿Qué nos paso?

¿Qué nos paso?

 Hoy 18 de octubre 2019, es un día histórico. La ciudad de Santiago esta bajo el caos. Literalmente Caos.  El descontento de los jóvenes y de los adultos es un reflejo de un gran malestar en la sociedad chilena. Específicamente en el día de hoy. Santiago. Pero que en un futuro próximo puede ser otra ciudad de nuestro país. ¿qué nos pasa ?, ¿en que hemos fallado como sociedad chilena? Al ver las imágenes por la televisión podemos a ver a jóvenes encapuchados, no tendrán más de 15 o 16 años. ¿Qué hacen estos niños en la calle? Me sorprende aún más ver a personas adultas que apoyan las manifestaciones violentas. Justificando de algún modo de lo que hemos sido testigos. Esto para los que trabajamos en contacto permanente con las personas en nuestras comunidades y especialmente los jóvenes. No nos sorprende, ya hace varios años que se viene poniendo las luces de alerta en la educación de los niños y jóvenes. 
La crisis de la familia, no es solo un concepto o una idea. Es una realidad, ya hace muchos años que los adultos hemos abandonado la delicada tarea de educar a los niños y jóvenes. Basta con preguntarle a los padres, no es raro escuchar a padres sobrepasados por sus hijos. No saben que hacer, se declaran incompetentes. 
La urgencia de ahora es contener esta crisis. Con todas las herramientas que tiene nuestra legislación. Pero esta situación nos desafía en primer lugar, volver a preocuparnos de la formación de nuestros niños y jóvenes y en segundo lugar evaluar la forma como llegan los beneficios a todas las personas, especialmente los más vulnerables de nuestra sociedad. 

MSB